domingo, 2 de julio de 2017

SOBRE CERRAR HERIDAS

Acabar Rultinia 2 (casi casi, ahora que ya está más o menos revisada, a falta de mandarla a la editorial para el visto bueno definitivo), es como cauterizar una herida.
Exagerada, diréis.
Bueno, sí, soy una exagerada, pero no.
Que esta novela sea publicada, cuando salga, es algo así como el fin de un largo peregrinar. Tras empezar y dejar esta historia varias veces, escribir metafóricamente FIN, va a cerrar una etapa muy chunga en mi vida, o eso espero. Por desgracia, no la cerrará legalmente, pero es lo que hay.
A estas alturas, me da igual que la historia funcione o no, el simple hecho de haberla terminado ya es un triunfo en sí mismo. Y que salga publicada ni os cuento. 
Todo en Rultinia es un culebrón jajaja, y todo lo que la rodea debe serlo.
En unos meses hablaremos de ello... Por lo pronto, lo siento por el spoiler, pero Peter ha llegado vivo a la coronación, y es posible que haya futuro para este país precioso, pero lleno de víboras.

sábado, 21 de enero de 2017

SOBRE LOS VIEJOS AMORES: RULTINIA

He pasado unos días releyendo parte de un manuscrito, una novela casi entera, a falta del final. Se trata de Rultinia 2, la historia del príncipe Peter, su coronación, su vida en Rultinia y su historia de amor casi imposible con una dama de la que un día hablaremos, Barbara. 
No suelo anotar esas cosas pero, curiosamente, al inicio de esta obra consta una fecha, febrero de 2014. Supongo que es la fecha en la que empecé a escribir. Luego lo dejé. Luego lo retomé. Luego lo dejé. Y así como tres veces. Espero que esta vez sea la definitiva.
Lo que me ocurre con esta obra es lo más cercano a un bloqueo que me ha pasado jamás. Y no, no es que no pueda escribir, sino que las circunstancias, no del todo agradables (por ser educada), de la publicación y todo el resto, de la primera parte, han hecho durante casi tres años que sea incapaz de conectar con ella.
No es que no me gusten los personajes, no es que la trama no me atraiga, no es que...
No, no se trata de eso.
Creo que haber cerrado al menos una parte del asunto (está claro, como yo siempre he sabido, que Mi honorable caballero jamás será publicada en papel por parte de la editorial, que nunca ha contado con ella), ha hecho que supere esta renuencia.
Sin saber todavía qué haré con ella (bueno, sí sé qué no haré con la obra), solo espero tener las ganas suficientes para darle este último empujoncito y acabarla de una vez.
Desde luego, lo merece.
No será un Shakespeare, pero no me gusta dejar las cosas a medias. Me gustan los retos.

viernes, 21 de octubre de 2016

SOBRE REESTRENOS: EL AMOR ES UN LIBRO EN BLANCO

Cuando yo escribí El amor es un libro en blanco, hace como mil años, lo veréis en algún lugar por aquí en el blog, nunca pensé en enviarlo a ninguna editorial. Básicamente, porque en esta novela, ser escritor y publicar no es una experiencia maravillosa ni perfecta, colmo de las siete esencias, como suelen pintarla. Tampoco voy a decir que sea un dramón, porque no lo es. De hecho, es una comedia, pero también habla de temas que se comentan a menudo en los mentideros: las presiones de los editores para escribir lo que está de moda, aunque no te apetezca, sobrellevar a los fans, que tan pronto te adoran como olvidan, los congresos masivos de romántica (o los odias o los adoras), etc...

Obviamente, se trata de una obra de ficción, y no está basado en nada concreto (lo digo antes de que vuelen los cuchillos, y porque sé que ya se comentaron cosas en su momento, cuando yo la autopubliqué, aunque, curiosamente, nadie me dijo nada a míiiiiiiiii).

Para mí, ante todo, es una defensa de la novela romántica, romántica de verdad, fuera de las modas, de las presiones. Y, por qué no decirlo, una defensa de los autores, de la escritura de lo que te sale de dentro, no lo que vende, lo que se lleva, por miedo a no gustar y a no vender.

Y es una novela de amor y divertida también.
Todo eso. Y cada uno que se quede con lo que quiera jajaja

Sinopsis:

No te fíes de tu peor enemigo, podría ser el amor de tu vida.
Rebeca es una prestigiosa escritora de novela romántica que se siente insegura y se ve amenazada por la nueva competencia durante un congreso al que acude como nominada, por tercer año consecutivo, al premio literario Corazón Dorado. Ella sigue anclada en su estilo, en el que todo es de color de rosa, mientras que los demás se adaptan a las nuevas modas de historias de amor escritas de una forma más directa y explícita. Nunca ha conseguido ganar ese premio y empieza a creer que jamás lo logrará. Y para colmo, uno de sus rivales para conseguir el galardón es el apuesto Roberto de Vega, también compañero de editorial.
Aunque al principio parecían odiarse en su lucha desmedida de egos, con el paso de las horas y de los acontecimientos, ambos se olvidan del premio para centrar su atención en algo mucho más importante…


viernes, 16 de septiembre de 2016

EL SECRETARIO 3-12: ME TIEMBLAN LAS ENTRETELAS... A MI PESAR

Una reunión con aquel escritor revenido y con un ego como un castillo (esto, viniendo de una escritora puede sonar irónico, pero no, lo juro), no era mi idea de un plan ideal, pero por no escucharle más dorándome la píldora, decidí aceptar quedar con él a tomar algo y seguir escuchando más bobadas, suponía.
Estaba claro que Moncho quería algo de mí… y no tenía pinta de acabar bien. Pero como no tenía planes para lo que quedaba de año, me aburría, y hacía mucho tiempo que no me pasaba nada, decidí arriesgarme.
Recordé todos aquellos consejos de Alain acerca de dar imagen de autora seria y me los pasé todos por el forro. Quería estar espectacular, divina, guapa y estupenda, y me daba igual la imagen que eso daba de mí. Siempre he pensado que la imagen la tiene que dar nuestra obra, y que el resto es accesorio.
Hasta decidí peinarme y todo.
Salí de casa, con la mirada de Pascal y una sonrisita que decidí ignorar. Lorito, a su lado, sacudía la cabeza.
¿Qué insinuaban con sus miradas? ¿Que me había vestido por Alain quizás? Idiotas. Ni que fuera hecha un adefesio siempre, con lo que a mí me gustaba ir peinada en toda ocasión.
Llegué temprano a la cita, pero ellos ya estaban allí.
Habían escogido bien, un salón de té al estilo británico donde Moncho pegaba bien con su chaqueta de tweed con coderas y pajarita y su look hortera de manual. En otro igual quedaría guay, pero en él era hortera sin más.
Junto a él, Alain estaba como siempre. Nunca se había preciado por vestir bien ni por ser excesivamente guapo, pero su mirada tan francesa y tan seca (que, llamadme rara, pero me traía unos recuerdos que no podía borrar, porque tengo muy buena memoria, por desgracia para mí) se clavó en mí nada más cruzar el umbral, haciendo que me temblara un poco todo (porque soy humana con buena memoria, y no todos nuestros recuerdos son malos).
Ellos estaban allí y yo estaba allí. Todos estábamos allí, pues. Ya podíamos empezar a fingir todos que ninguno estaba interesado en los demás.


jueves, 8 de septiembre de 2016

EL SECRETARIO 3-11: A TODOS NOS GUSTA QUE NOS DIGAN COSAS BONITAS... Y A MÍ TAMBIÉN



—Ajá, ajá, ajá.
Moncho hablaba y yo no podía hacer otra cosa que repetir esa tontería, porque la verdad era que no entendía nada de nada.
¿Acaso ese tipo no me odiaba y me consideraba lo peor que se había echado ante su snob cara?
—Debo decirle que creo que es usted… —escuché un murmullo que, no me atrevería a jurarlo, pero sonó con un sospechoso acento francés—, de una prometedora frescura.
Mi prometedora frescura, que hasta ese momento no había sabido por dónde iban los tiros, se escamó en ese instante.
Moncho me había llamado hacía una media hora, pillándome en uno de mis ratos de ensoñación, de esos que yo usaba para maldecir mentalmente a mi exsecretario bandido y traidor, mientras fingía que esbozaba nuevas historias, y había empezado, para mi sorpresa, a decir todo tipo de cosas bonitas acerca de mi estilo y mi arte.
Eso ya debería de haberme hecho sospechar, teniendo en cuenta lo que había ocurrido cuando me había largado de su taller, pero esto…
¿Estaba Alain chivándole mis puntos débiles para… para qué diablos me llamaba Moncho?
—Estaba pensando…
Ahí estaba. Me erguí en la silla, esperando el golpe de gracia. Porque alguien como ese tipo no llamaba a alguien como yo y le decía cosas bonitas gratis.
Y vale, que soy humana, me gusta que me digan cosas bonitas como a cualquiera, especialmente si hablan de lo guapa que soy y de mi talento, pero viniendo de alguien que ha dicho todo lo contrario hace apenas unos días. Llamadme desconfiada…
Carraspeé como toda respuesta, pero estaba claro que Alain le había aleccionado bien o adoraba demasiado el tono de su propia voz, así que continuó hablando.
—Estoy montando un nuevo sello con nuevas voces, no sé si lo sabes.
Sentí que una de mis cejas se disparaba hacia arriba.
Una alarma se encendió en mi cabeza. Lo de nuevo sello con nuevas voces, valga la redundancia, me sonaba a explotación, malos sueldos, supuesto prestigio y llantos amargos al final. Sentí deseos de colgar, pero después de que él hubiera dicho cosas tan bonitas acerca de mi estilo, no podía hacerlo. Tendría que ser educada en mi negativa.
—Algo he escuchado —mentí, imaginando su pecho hinchándose hasta el triple de su tamaño.
—He pensado que te gustaría formar parte de mis palomitas, querida. Con un poco de trabajo, alcanzarás el nivel necesario…
No sé qué fue lo que me molestó más, si lo de palomita o lo de que alcanzaría el nivel necesario de quienes fueran el resto de las palomas. ¿Acaso no era genial hacía dos segundos?
—Casualmente, estoy ocupadísima… —intenté zafarme, con la mirada perdida en mi documento de Word en blanco, aunque sin ningún tipo de pudor, a pesar de que algo en mi corazón me decía que perdía la oportunidad de ver a Alain cada día.
NOOOOO. Ese traidor no se merecía siquiera ese pensamiento.

viernes, 12 de agosto de 2016

EL SECRETARIO 3-10 (2): EL QUE NO SE CONSUELA ES PORQUE NO QUIERE

—Con un Panphile en mi vida ya he tenido bastante, y tus antecedentes son terribles. Gracias, pero no, gracias.
Pascal hizo un mohín con los labios que le hizo todavía más atractivo. Por unos segundos estuve hasta a punto de olvidar que era rubio. Qué malo es tener un corazón roto, que cualquier opción parece buena durante unos segundos, hasta el primo malvado de tu ex.
—Olvidas que yo soy el Panphile que merece la pena. Conmigo no tendrías sorpresas.
—Claro que no, de ti ya sé todo lo malo. O no, pero prefiero no saberlo. Además, ¿qué diría Alexia si tú también la dejas por mí? Esta vez no saldría viva, y necesito sobrevivir para escribir libros llenos de odio y rencor hacia los secretarios y los franceses en general.

Él suspiró y siguió a lo suyo, dale que te dale con mis pies, pero me dio igual. A esas alturas me había acostumbrado a su presencia y ya me daba igual que fuera un espía. Total, ¿acaso había algo que espiar? Alain estaba con Moncho y, si Alexia quería ir a buscarle, por mí tenía el camino libre.